Archivo del Autor: ghcranes

“Se percebe que a GH é uma empresa familiar pelo respeito que ela tem pelo produto que fabrica”

Andre Pupin é o novo Gerente de Vendas da GH Cranes Brasil. Aproveitando o aniversário de 20 anos da filial brasileira, conversamos com ele para conhece-lo melhor e saber mais acerca dos objetivos de seu departamento.

Você começou a trabalhar na GH há um pouco mais de dois meses. O que pensa para você nessa nova etapa profissional?
Há 28 anos trabalho na área comercial, sou apaixonado pelo meu trabalho e vender equipamentos para GH é um grande desafio para minha vida profissional. Estou muito contente com a oportunidade que me foi dada porque, o que sempre me moveu, foram os desafios.

Já conhecia a GH antes de começar a trabalhar conosco?
Sim, porque graças ao meu emprego anterior tinha um relacionamento com todos os grandes fabricantes de pontes rolantes, entre eles a GH, para quem vendia peças. Como fruto dessa relação comecei a conhecer mais a empresa, a qualidade de seus produtos,  e o potencial que tinha no mercado brasileiro.

Qual a sua opinião sobre a GH agora que nos conhece por dentro?
Se nota que a GH é uma empresa familiar, pelo respeito com que tratam as pessoas e pelo respeito com que tem pelo produto que fabricam. Como um filho de pai italiano sei como é importante que falem bem de você. As vezes, isso é mais importante que dinheiro. A GH tem essa mesma mentalidade e por isso cuida tanto dos detalhes, primando pela qualidade do produto acima de tudo.

O que mais te surpreendeu nesses primeiros meses de trabalho?
Sobre tudo, o quão agitado é o mercado de pontes rolantes. Todos os dias são muito movimentados e a verdade é que eu gostos disso. Sou uma pessoa muito inquieta que precisa movimento para me sentir bem comigo mesmo.  Por isso, meu trabalho aqui, está sendo muito gratificante e satisfatório.

Quais são os objetivos do seu departamento a curto prazo?
Nosso principal objetivo é que a GH seja cada vez mais conhecia, pois durante muitos anos não se foi uma empresa muito acessível. A mim mesmo, quando era fornecedor me custava contatar a GH. Entretanto, com a incorporação do Pablo García como Diretor houveram grandes mudanças, e acima de tudo em mentalidade, e a ideia é seguir nessa linha. Temos cliente muito importantes no Brasil como a General Electric, Hyundai ou Gamesa e isso tem que ser sabido. Somente dessa forma poderemos aproveitar todo nosso potencial.

Em quanto tempo você acredita que se vão notar essas mudanças?
Está sendo um ano complicado por conta da pandemia, mas estou bastante seguro de alcançaremos um aumento de vendas em 30%. E para 2022, nosso objetivo é dobrar as vendas de pontes rolantes e talhas elétricas.

Em 16 de abril a GH completa 20 anos no Brasil. O que significa este aniversario para a filia brasileira?
O fato da GH estar no Brasil há 20 anos, é um símbolo de profissionalismo que aporta confiança a todos nosso clientes e futuros clientes. Aqui, a idade de um empresa, é muito valorizada, já que existem muitas empresas com pouca idade com problemas de caixa que não são capazes de prover em tempo as entregas a seus clientes. Estes 20 anos demonstram, por outro lado, que somos uma empresa confiável que já caminhou passo a passo fixando muito seus alicerces. Graças a eles garantimos com precisão a entrega e um serviço completo.

 

 

“Se nota que GH es una empresa familiar por el respeto que le tienen al producto que fabrican”

Andre Pupin es el nuevo Sales Manager de GH en Brasil. Aprovechando el 20 aniversario de la delegación en el país carioca, charlamos con él para conocerle mejor y saber más acerca de los objetivos de su departamento.

Empezaste a trabajar en GH hace algo más de dos meses. ¿Qué supone para ti esta nueva etapa profesional?
Llevo 28 años trabajando en el área comercial, me apasiona mi trabajo y empezar a vender equipamientos para GH supone un gran reto para mi vida profesional. Estoy muy contento con la oportunidad que me han dado porque a mí  siempre me han movido los grandes desafíos.

¿Conocías GH antes de empezar a trabajar con nosotros?
Sí porque gracias a mi anterior empleo tenía relación con todos los grandes fabricantes de puentes grúa, entre ellos GH a los que les vendía piezas. Fruto de esa relación empecé a conocer más la empresa, la calidad de sus productos y el potencial que tenía en el mercado brasileño.

 ¿Qué opinión tienes sobre GH ahora que ya nos conoces por dentro?
Se nota que GH es una empresa familiar por el respeto con el que tratan a las personas y por el respeto que le tienen al producto que fabrican. Como hijo de un padre italiano sé lo importante que es que hablen bien de ti. A veces, incluso, eso es más importante que el dinero. En GH tienen esa misma mentalidad y por eso cuidan tanto los detalles. Ante todo prima la calidad del producto.

¿Qué es lo que más te está sorprendiendo en estos primeros meses de trabajo?
Sobre todo, lo agitado que es el mercado de los puentes grúa.  Todos los días son muy movidos y la verdad es que eso me gusta. Soy una persona muy inquieta que necesita movimiento para sentirme bien conmigo mismo. Por eso, mi trabajo aquí está siendo muy gratificante y satisfactorio.

¿Cuáles son los objetivos de tu departamento a corto plazo?
Nuestro principal objetivo es que la gente nos conozca todavía más, porque durante muchos años no fue una empresa muy accesible. A mí mismo, cuando era proveedor, me costaba contactar con GH. Sin embargo, con la incorporación de Pablo García como General Manager ha habido un cambio muy grande, sobre todo de mentalidad, y la idea es seguir en esa línea. Tenemos clientes muy importantes en Brasil como General Electric, Hyundai o Gamesa y la gente tiene que saberlo. Solo así podremos aprovechar todo nuestro potencial.

¿Cuándo crees que se van a notar estos cambios?
Está siendo un año complicado por culpa de la pandemia, pero estoy bastante seguro de que lograremos incrementar las ventas un 30%. Y para 2022, nuestro objetivo es doblar las ventas de puentes grúa y polipastos.

El 16 de abril GH cumple 20 años en Brasil. ¿Qué significa este aniversario para la delegación?
Que GH lleve 20 años en Brasil es un símbolo de profesionalidad que aporta mucha confianza en nuestros clientes y futuros clientes. Aquí se valora mucho la antigüedad, ya que hay muchas empresas nuevas con problemas de financiación que no son capaces de proveer a sus clientes a tiempo. Estos 20 años demuestran que nosotros, en cambio, somos una empresa fiable que ha ido paso a paso y fijando muy bien sus cimientos. Gracias a ello garantizamos precisión en la entrega y un servicio completo.

 

“Una de las partes más bonitas de mi trabajo es descubrir cómo se hacen las cosas y aprender a hacerlas”

Siempre de buen humor, Iñaki Goiburu es uno de los veteranos de nuestro taller en Beasain. Su trabajo y el de sus compañeros ha sido esencial para el crecimiento de GH en el mundo. A través de esta entrevista en la que conocemos un poco mejor a Iñaki,  queremos poner en valor su trabajo y el que realizan todos los profesionales de GH en nuestros talleres y plantas de producción.

En el año 91 empezaste a trabajar en GH, ¿qué recuerdas de tus primeros días?
Los inicios siempre tienen su punto de dificultad. Aunque yo previamente ya había trabajado en la papelera de Zegama y en la CAF, cuando entré en GH todo era nuevo para mí. Por suerte, soy una persona habilidosa y que sabe arreglárselas solo. El encargado ya sabía que, aunque no supiera hacer algo, confiaba en que sería capaz de sacar el trabajo adelante. Una de las partes más bonitas de mi trabajo es descubrir cómo se hacen las cosas y aprender a hacerlas.

“Cuando empecé, el encargado confiaba en que, aunque no supiera hacer algo, sería capaz de sacar el trabajo adelante”

¿Era diferente el ambiente que había en GH con el de tus anteriores trabajos?
Sí, porque en la papelera todos los trabajadores éramos muy jóvenes y en GH, en cambio, mis compañeros tenían bastante experiencia. Eso hacía que el ambiente fuera algo más profesional. Por eso, cuando llegué con mis bromas y sentido del humor, se sorprendieron. Enseguida se acostumbraron a mi forma de ser y la relación con mis compañeros siempre ha sido muy buena.

Por lo que nos cuentan, el buen humor es una de tus señas de identidad.
Así es, yo siempre trabajo de buen humor. Para mí el humor es la mejor terapia contra todo. Muy pocas veces me verás enfadado y, si ocurre, es porque hay una razón de peso.

“Yo siempre trabajo de buen humor. Para mí es la mejor terapia contra todo»

¿Intentas contagiar ese buen humor al resto de compañeros?
Siempre intento que a mi lado haya buen ambiente y la gente esté alegre. Recuerdo un compañero que a veces llegaba desganado por las mañanas y decía que hasta que no tomaba el bocadillo del almuerzo no se despertaba. Un día le dije: mañana te vas a despertar. Al día siguiente traje unos petarditos pequeños y los lancé cerca de él cuando estaba trabajando a primera hora. No le hizo mucha gracia, pero despertar, se despertó. Cuando las bromas no son pesadas ni desagradables pasamos buenos ratos con ellas y vivimos anécdotas divertidas.

¿Cómo es tu día a día en el taller?
Lo primero que hago cuando llego a GH es tomarme un café. Y a partir de ahí ya no paro. Cuando tengo que hacer algo por mi cuenta, hago mi trabajo, y si no, ayudo en lo que haga falta. No me gusta estar parado.

¿Ha cambiado mucho la forma de trabajar desde que empezaste?
Muchísimo, sobre todo en lo que a ritmos de trabajo se refiere. Antes siempre teníamos un margen de varios días para hacer las cosas. Hoy en cambio los plazos los marca el mercado. Cuando un cliente quiere una cosa, la quiere para ya. A nosotros nos toca cumplir y, por supuesto, lo hacemos.

 “El ritmo de trabajo ha cambiado mucho de cuando empecé. Ahora los plazos los marca el mercado y hay que cumplir”

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en GH?
La verdad es que me gusta todo. Yo vengo a trabajar y estoy dispuesto a hacer todo lo que me pidan. La gente no me cree pero siempre digo que me gustaría tener veinte años menos para poder seguir trabajando aquí más tiempo.

¿Está claro entonces que tu decisión de empezar a trabajar en GH fue buena?
Buenísima. Quizá algunos trabajadores no lo vean así, pero yo, aunque no sea el dueño, siento a la empresa como parte de mí porque mi familia y yo vivimos gracias a ella.

¿Qué personas te han marcado más en GH a lo largo de estos años?
Mis primeros encargados Jesús Lizarralde  y Tomás Aldasoro. Los dos están ya jubilados. Venían el sábado al taller sin ordenador ni móvil ni nada, apuntaban en un papelito lo que estaba mal o faltaba y el lunes nos ponían las pilas a todos. Para el martes todo lo que faltaba estaba ya hecho.

“Dos de las personas que más me han marcado estos años en GH fueron mis primeros encargados: Jesús Lizarralde y Tomás Aldasoro”

Nos han comentado que cuando se jubilaron te ofrecieron ser encargado…
Sí, pero no acepté. No me gusta mandar. Prefería seguir así que ser de esos encargados que por no saber mandar lo hacen ellos directamente.

¿Qué deseos tienes para el futuro?
Jubilarme con salud y poder estar unos años bien para disfrutar del caserío. Algunos utilizan el gimnasio para desahogarse y yo el caserío. Cuando estoy de vacaciones o en mi tiempo libre sigo trabajando en el caserío o con los animales, pero con la diferencia de que me olvido del reloj. Ni lo miro.

¿Cómo crees que se te va a recordar en GH cuando te jubiles?
Pues como el manitas que conseguía arreglar todo y que siempre estaba bromeando.