Freno centrífugo

Freno centrífugo

 

Freno de elevación secundario centrífugo

LA SOLUCIÓN GH: Freno secundario centrífugo

  • Sistema de funcionamiento autónomo, mediante un dispositivo mecánico que aprovecha la fuerza centrífuga generada en la caída de la carga.
  • El freno centrífugo se acopla mecánicamente al tambor del polipasto mediante un sistema piñón (freno) - corona (tambor).
 

VENTAJAS

  • Mayor seguridad.
    • Sistema de funcionamiento totalmente mecánico, por lo que no necesita fuerzas o señales externas.
    • El enclavamiento del freno es progresivo, y el movimiento queda bloqueado.
    • La energía de frenado se disipa en el propio freno.
  • Mínimo mantenimiento.
    • Mínimo mantenimiento por diseño y estanqueidad. Cada 4 años es necesario realizar una revisión completa del freno por parte del fabricante.
 

CÓMO FUNCIONA

  1. El tambor de elevación hace girar el freno gracias al engrane piñon corona.
  2. Si la carga desciende a una velocidad superior a un 20% de la nominal, el freno actuará gracias a la fuerza centrífuga.
  3. La carga es detenida rápidamente.
  4. Tras la actuación del freno, las causas han de ser analizadas y debe revisarse toda la grúa incluyendo el freno.

El tiempo de frenado depende principalmente de lo próxima que sea la carga real a la nominal. Para cargas reales a partir del 20% de la nominal, el tiempo de frenado suele ser inferior a 1 segundo.

La distancia de frenado depende de la carga real, y de las características del polipasto. Este sistema protege de caídas causadas por incidencias en la motorreductora y el tambor. No se accionará en caso de roturas de cables, partes del aparejo, punto fijo o poleas.